"YO PARA TÍ, PARA MÍ TÚ" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"¡QUÉ IMPORTA!" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"SONETO DEL AÑIL RECUERDO" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"NO ME IMPORTAS" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"¡QUIÉN SABE!" - Poema de Geles Calderón - voz: Bea Salas

.

.

20 de abril de 2017

"DESMOTIVOS" - (voz y letra: Geles Calderón)



















VIDEO con MI VOZ:




“DESMOTIVOS”


Ella es raya sin regla, intentando, en el espacio, ser trazada.
Punto cardinal sin norte, ni lucero que lo guiara.
Boca amarga sin mieles oportunas
que endulcen los besos que en ella guarda.

Siente que su otoño deja de ser una sensación,
para confirmarse en presencia
en lo más profundo de su alma,
pero la vida es una oportunidad
donde no valen los turnos...
y lo imprevisto...... viene antes de que llegara.

Silencios balanceándose en los trapecios
del escurridizo tiempo de su existencia muerta.
Senda perdiendo su trazo
porque ya no hay huella que la penetra.

Asumiendo la suma de los haberes que la habitan,
se pregunta:
-¿dónde está la porción, que mi menguante precisa?,
¿dónde la causa, que la consecuencia olvida?
Cuento sólo conmigo, desde que se me abrió la duda
de la verdad de las respuestas...
que a mis preguntas daban.

No hay verbo que conjugue el desmotivo que pesa
sobre el trazo de sus letras.
Ya las cosas urgentes olvidaron su prisa,
ya no hay lugar al que volver...
porque ya no hay vuelta... cuando la ida fue abortada.

Ya olvidó lo que antes era su ahora...
y rompió las cadenas de su condena perpetua,
desoyendo lo que los ecos le demandaban.

Desde el borde de sus razones
hoy puede afirmar, que lo que creía obvio...
resultó ser sólo una idealización imperfecta e idealizada.

Hoy, se lanzo a las corrientes de sus aguas internas,
las únicas en las que confía,
porque muerto su adentro...  su afuera, manda.


Geles Calderón
(20-03-12)



.

31 de marzo de 2017

“PARA LOS MUERTOS, LA CALMA” - (voz y letra de Geles Calderón)



















VIDEO con MI VOZ:









“PARA LOS MUERTOS, LA CALMA”


Quiero mis sentidos despiertos
y el alma clara.
Música para mis oídos
y la angustia enterrada.
Yo no deseo la calma,
esa para los muertos
que ya no sienten nada.
Yo vivo, respiro, palpito,
vibro y empatizo
con una simple mirada.
Yo sé lo que busco,
conozco bien mi morada
y no quiero que la calma me escuche
si un día, de rodillas, la llamara:
No, no me escuches,
no atiendas mi llamada
si un día mi corazón llora
porque la serenidad se le escapa.
Quiero morir bien viva,
¡para los muertos la calma!




Geles Calderón
(2009)



.

21 de febrero de 2017

“ALMA ARRUGADA” (hablando a mi fallecido padre)
































(Saberte por mis venas y no poderte abrazar, es mi gran dolor)





VIDEO con MI VOZ:




“ALMA ARRUGADA”  -Sombras perpetuas-
 (en recuerdo de mi padre)   (D.E.P.  21 Febrero)


¡Cómo cortan las esquinas del vacío, los cerros del silencio!
¡cómo duelen al oído, padre mío!

Tengo la noche llena de límites
y mi compañía es la sombra
que me viste y desviste.

Rotos cristales alfombran mi vida
y mis pies sonámbulos por ellos caminan.

¡Cómo hieren las aristas del recuerdo!
¡Cuánto me haces falta, padre mío!

Tus pupilas no vieron que creció la niña
entre amarillos silencios,
cual amapola cautiva entre espigas de centeno.

Sin ti, padre mío,
la niña aprendió a ser caminante a ciegas
entre bultos de aplastante hastío.
Sorteadora de ajenos incendios
que la llenaban de frío.

Y de adolescente... fui obligada a ser bisagra
de puerta ajena y ventana, a mí, cerradas.

Hoy estas manos tocan tu ausencia
y los cielos se abren compasivos cuando alzo la mirada...
buscando tu refugio;
y un susurro de compasión, muy cerca de mi oído,
¡me recuerda que te has ido!

¡Cuántas veces -a solas conmigo-
mis ojos derramaron cristal derretido
trazando senderos... de lamento y olvido!

¡Cuántas fueron… y cuántas son, padre mío!

Geles Calderón






30 de enero de 2017

"CUANDO NO ERA TIEMPO..." (Voz y letra: Geles Calderón)






















VIDEO con MI VOZ: 




“CUANDO NO ERA TIEMPO…” 
(más descargos..., más de mí)


Mi certeza ante la ajena duda sobre el principio de mis causas, suman el empuje que precisa mi motivo.
Un montón de nada ya no cabe en mi todo, porque cargué durante demasiados inviernos con culpas de otros, presionando mis venas hasta casi estallarlas.
Nací cuando no era tiempo. Crecí a destiempo. Manipulada sin tiento y con el justo aliento, caminé desorientada de destino y plena de causas, equivocando las calles, pero segura de mi certeza de no querer seguir cargando heredados baúles de penas, ni perchas de vacío.
Me abrigué de Mediterráneo antiguo. Me peiné con peineta de mapa del sur. Me calcé de arena y perfumé de sal. Busqué sostén para mi motivo mientras avanzaba en la prudencia de hallar el entendimiento que demandaba mi apremiante necesidad de huída.
Pero hay tiempos en los que nuestras batallas se detienen cuando los cometas de los sentimientos atraviesan los cielos de nuestro universo, es entonces cuando no vale negar la bendición de saber lo que supe desde antes de saberlo.

Fruto que tentó y tienta, aunque mi consciencia lo niegue bajo falso juramento.
Faro sin mar. Bandera inútil para un país imaginario.
Final de un principio de giro temprano sin retorno.
Alma sedienta de sorbos escasos…
Ansia antigua de besar los vinos que mojaron aquellos labios.

Ahora, lo que no supe, de ello me acuerdo. Y lamento las circunstancias que nos llevaron al desencuentro.

Ya no hay tiempo, ya todo se diluye. Ya la parte de delante quedó a la vuelta de nuestras vidas, recostada sobre su doloriento costado.
¡Qué importa que mi presente de antes viviera de un pasado!
¡Qué importa que mis letras no sepan retratar mi actual estado!
Una playa desnuda nunca puede vestir un solicitante acantilado.

Lleva mi alma tanta culpa sin pecado, tanta impaciencia insatisfecha… ¡tanta tumba sin haberme velado!


Geles Calderón   (22-10-11)




.

7 de enero de 2017

QUE NOS DEJEN SER... (voz y letra: Geles Calderón)

























VIDEO con MI VOZ:



 
“QUE NOS DEJEN SER” 

Que me dejen correr hasta tus brazos,
porque si el frío calase mis huesos...
que sea porque nevó sobre ellos
y no porque rompieron nuestros lazos.

Que nos dejen vivir nuestro momento,
porque añoro concierto de caricias
que sin reclamar siempre me propicias
sin importar cuál sea el aposento.

La laguna de tu piel es a mi sed
como la luz del Sol, a la flor lo es,
por eso reclamo, que nos dejen ser.

Qué puede haber de mal en nuestro querer
si a nadie resto, lo que a tí te entregué:
¡Alma envuelta en papel de nueva fe!


Geles Calderón

(06-05-04)

.