"YO PARA TÍ, PARA MÍ TÚ" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"¡QUÉ IMPORTA!" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"SONETO DEL AÑIL RECUERDO" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"NO ME IMPORTAS" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"¡QUIÉN SABE!" - Poema de Geles Calderón - voz: Bea Salas

.

.

6 de diciembre de 2014

"SOY..." (Geles Calderón)



“SOY...”
(15-11-14)  (Nº 694)


Soy la rancia paz que batalla por natura,
la ida sin cordura que nos mira a la cara,
la carne y el fuego en cielos de agua e infierno.
la sábana sin cuerpos a los que abrigar.

Soy esa consecuencia de todos aquellos;
cruce de sus calles donde aún yo no existía;
esa parte de aquel sendero del que yendo...
nunca acaba y sin remedio sigue viniendo.

Soy los ahora de mis inútiles momentos
del sudar por dentro de la silente gota;
la emoción que aflora donde el latir insiste;
poema que fluye donde el sentir desborda.

Soy el cuando de todos aquellos entonces;
silencio de las voces que ya no respiran;
memoria enterrada que sin mirar conoce;
el aura con nombre que obligado se oculta.

 
Soy harina del trigo del pan de un poema;
cara oculta de luna de todas tus noches;
la raíz de aquel antes que mi siempre lleva;
rutina y olvidos entre nubes viajeras.


Geles Calderón
 


25 de mayo de 2014

“ESPERANZA, PLUMA, NAVAJA” (autora: Geles Calderón)




“ESPERANZA, PLUMA, NAVAJA”

Esperanza, pluma y navaja en su aire se acurrucan. Tres caras de moneda en una, mientras descalza camina esquivando zarzas de dolor, descuidando el suelo de su realidad que se abre bajo sus pies en barrancos, sin importarle los vértigos. 

Ya nada la llena, ya todo es el menos de lo menos que ella necesitara. Ya se rindió a lo que tan viva, antes, a vivir la empujaba.
Las calles repletas ensanchan sus silencios, ya no la conforta lo poco que en su mucho le cabe, y la enturbian las respuestas que se da a las preguntas que a solas se hace.
Ya no tiene ilusión, la alegría ya no le sale. Tambaleante cruza en rojo las calles, mientras observa como bailan solas las muletas que le servían de apoyo antes.

Creyendo en lo diestro de zurdas ajenas, perdió lo que tuvo antes de tenerlo, y esperando giro o esfuerzo de la otra orilla… gastó la esperanza en falso anhelo.

Razones sin razón que en nombre de la mala espina pisan los pétalos de las rosas, arrastrando su pena por el fango en las calles de los desvelos. Rosas que florecen donde el latido crece, goteando en la boca como los sueños que comprimimos en versos y disfrutamos gota a gota.


La bondad y el sacrificio ¿qué importan?, qué más da una vida entera de entrega sin memoria, cuando lo único que importó es que “ella estaba”… para seguir estando cada vez que la necesitaban.

 
Geles Calderón
 
(Nº 693) (25-05-14)

.

23 de marzo de 2014

"PUNTO Y COMA” (autora: Geles Calderón)








“PUNTO Y COMA”
 
Esta noche quiero emborrachar mi paciencia;
olvidar las cuentas que otros sacan por mí;
perderme la ciencia apostando al juego;
leerme de nuevo lo que no escribí;
alma sin tiempo descosiendo la arena;
furgón de pena descarrilando el verso;
fatal comienzo de cuento alguno;
dolor profundo astillando el hueso.

Tras el gran ventanal de los sueños, en un mutismo secreto, espera impaciente el auxilio y la obviedad de poder entrar al hogar donde la realidad sea la base de nuestros cimientos, y donde los sentimientos levanten altura sin parar y, así, desde nuestro ventanal, seamos capaces de ver de dónde venimos y cómo jugó el destino para aydarnos a llegar.

Gotas perdidas de lluvias secas;
vereda de enfrente dándome la espalda;
poema que sangra su verbo impotente; 
callejón oscuro devorando la espera;
sordera voluntaria al eco de las voces quebradas; 
vidente ciega dejándose ver;
punto y coma… al auxilio ausente y preciso;
sumas de cero al cuadrado elevadas.

Antiguo tiempo que por subirme al cielo, me olvidé de la tierra, pretendiendo la cosecha de lo que sembré. Hora es de mirar el reloj de la vida, ajustar las manecillas y afrontar los minutos finales del presente. Razones inventadas, mentiras piadosas, preguntas cortas que requieren respuestas demasiado extensas para hacerse entender en la brevedad de un existir incompleto.
























Geles Calderón 

(Nº 692)  (23-03-14)



Todos los Derechos Reservados_Obra Protegida.

23 de febrero de 2014

"¡HASTA QUE LA TRISTEZA SANGRE!" (autora: Geles Calderón)



“­HASTA QUE LA TRISTEZA SANGRE”

Colores rayados de silencios en un espacio que hieren los ojos de la huérfana vestida de desnudez de ternuras y de desventajas peinada. Funesta madrugada de recuerdos sin voz, a la espera del mediodía o del sol de un mañana. Palabras con brazos y manos que se desocultan en busca de un corazón que las estreche y de ellas extraiga charcas de dolor contenido. Así siente. La poseía un funesto presentimiento de un viento negro que impide respirar, buscó el recuerdo de alguna alegría que le sirviera de escudo o arma de defensa, pero le ganó el sentir de un perderse gota a gota el sentido de los días… Figuras de cera los otros, figura de cera más ella que ellos.  -Nada somos, nada soy, -se dijo-, tan sólo calostros de lo que seré sin tiempo de sernos.
Pero no se reconocía, y tirando de la cisterna de su pesadumbre, respiró hondo y alzando la mirada a los cielos, gritó:  -¡Quiero encender mis ojos del color de nacer, peinar mi cabello con melodías que acaricien, bañarme en la luz del amanecer y secarme bajo un sol que una y no desgaste el sentimiento! ¡Quiero un horizonte de mar y esperanza a mi frente, curarme del vacío, vestirme de ilusión con mangas de sonrisas y calzarme de libertad para, así, renacer más yo que nunca y darme lo que me resté!















(Ante el duelo de un ser querido, las compensaciones externas aplacan pero no cancelan, animan pero no anulan el dolor. Los cambios fluyen de adentro hacia afuera y no hay calendario que señale festivos para el sentir. Proceso que acaba cuando nuestra propia elaboración del duelo concluya. Batalla en la que lucho, padezco, sangro y revivo a cada minuto, horas, días… hasta que la tristeza sangre.)


Geles Calderón   (23-02-14)
Todos los Derechos Reservados_Obra Protegida
(Gracias a mi amiga Sarina, por inspirarme esta entrega al decirme hoy: "Geles, claramente hoy es un día para sonreír, sonreir hasta que sangre la tristeza")


.

14 de febrero de 2014

MI MADRE HA MUERTO - D.E.P. (13 Feb. 2014)

 

¡Siento que me esperaste, que no quisiste irte sin recibir mis últimos besos!

Fui a visistarte en tu lecho de convalecencia, te acaricié, tomé tu mano y te besé con todo mi amor de hija, en la ignorancia de que a los pocos minutos de salir de tu casa, tú ibas a dejar de respirar... Pero me esperaste. Respirabas tus últimos alientos mientras estuve a tu lado hasta el instante en que 'nos despedimos' con esos besos que te dí de breve despedida hasta mi regreso de la jornada laboral pensando que no te enterabas...  Al poco de salir de tu casa recibí una llamada... Tú habías expirado.

Ahora siento que me esperaste, que no quisiste irte sin mis últimos besos...!
¡Te quiero 'mamina'!
Descansa En Paz.


Tu hija.

12 de enero de 2014

"LA AMENAZA DE VIVIR..." (por Geles Calderón)


























"LA AMENAZA DE VIVIR"

Cómo amenaza vivir…
cuando sobra el aliento
que de unos labios escapa,
cuando nos rodea el límite,
y la indiferencia y el silencio
es todo lo que te acompaña.

Cómo duelen las ruinas
del lento desplome
del cielo de los sueños,
donde las lunas rotas
de lo edificado, sin piedad,
en nuestro sentir se incrustaron.

Cómo amenaza vivir…
cuando el deseo es pintar arcoiris
con colores inventados,
brincar de nube en nube,
o abrazarnos, cuando lo deseamos,
con nuestros antepasados.

Como lobos entre las carnes,
duelen los alientos
que inspiran los pulmones
que albergan un pecho,
cuando lo que desea
es liberarles del esfuerzo.

Coraje, cordura y constancia,
¿de qué sirvió tanta entrega,
si ahora aún andas cosiendo
las costuras abiertas
en un corazón roto de lunas
y sangrante de olvido?












Geles Calderón

Todos los Derechos Reservados_Obra Protegida.