"YO PARA TÍ, PARA MÍ TÚ" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"¡QUÉ IMPORTA!" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"SONETO DEL AÑIL RECUERDO" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"NO ME IMPORTAS" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"¡QUIÉN SABE!" - Poema de Geles Calderón - voz: Bea Salas

.

.

6 de junio de 2010

"DESENAMORADA DE UN PSICÓPATA" (autora: Geles Calderón)


"DESENAMORADA DE UN PSICÓPATA"

¡Era tan especial, inteligente, seductor y persuasivo...!

Hombre libre, sobre el que pesaban los componentes de su personalidad, muy dañada por una infancia de malos tratos físicos y psíquicos, en la que la indiferencia de su madre y las agresivas borracheras de su padrastro, le llevaron a ingresar voluntariamente, antes de cumplir los dieciocho años, en un internado militar, con el fin de huir de aquel tormentoso hogar.
Allí fue adiestrado muy severamente, teniendo que realizar pruebas de resistencia extremadamente duras, de las que saldría victorioso para ser cualificado como alto mando, y tener a su cargo a otros hombres en misiones, digamos, muy especiales, en las que ayudaría a terceros seres en extremas situaciones, en los países que se les requiriera.

Durante todos aquellos años de ejecución de su profesión, entre permisos de descanso, idas y venidas por esos países, fue dejando una estela de cariños rotos y abandonos de otras vidas engendradas, confundiendo, ya por entonces, el valor y significado del “buen amor”, perdiéndose así la más grande de las maravillas de la vida: Vidas de su vida, creciendo.

Éste ser, de cualidades humanas e inteligencia singulares, acostumbrado a sobrevivir en situaciones límite, al cambiar su uniforme definitivamente para incorporarse a la vida civil, no pudo zafarse de la psicopatía que desde su más tierna edad, arrastraba.


Una primavera, la casualidad o el destino quiso que ellos dos contactaran. Desde entonces mantenían diarias y largas charlas. Ella cada día le admiraba más y sentía que irremediablemente se estaba enamorando de aquel hombre tan seductor y especial, el cuál un día le preguntó si ella estaba dispuesta a llegar... ‘hasta el final’, a lo que ella le respondió afirmativamente, porque sentía que ambos estaban predestinados -horrible palabra- a encontrarse, a pesar del ‘destiempo’.

Lo que en su corazón estaba creciendo,
ya nadie lo podía parar,
él la confesaba su amor eterno,
y ella sentía que le empezaba a amar.


A comienzo de aquel verano, concertaron una cita en la ciudad que ella residía.
Aquel encuentro fue para ella lo más glorioso que nunca vivió, que nunca sintió, que nunca creyó vivir ni viviría.
La mirada de su amado parecía traspasar las fronteras de lo natural y lo humano, pues la mujer sentía que miraba dentro de su alma y adivinaba hasta sus más íntimos pensamientos.
Pronto él sugirió que renunciara a su marido con las consecuencias que ello traería, y se fuera a trabajar con él, para él, prometiéndola viajar a países tropicales donde poseía alguna antigua propiedad.
Ella estaba ‘ciega’ de amor.
Tres meses habían transcurrido desde que se conocieron, y ya estaban haciendo planes de convivencia.
La relación iba a velocidad de vértigo.

Al principio ella no se daba cuenta de que todo eran promesas de cosas y actos por las que él nunca luchaba, siempre era ella la que se enfrentaba a las dificultades: localización, entrevistas y citas para hallar vivienda apropiada para los tres (él con su perro, y ella), a las que acudía sola. Alguna visita al abogado que tramitaba la separación de ella. Ir a bancos; a agencias para gestionar algo que a él ‘le resultaba molesto’... etc., etc.

Así actúan los psicópatas: van captando las cualidades, conocimientos y características de las parejas que eligen y las usan. Pero ella no se daba cuenta, estaba muy enamorada. La red de telaraña se iba extendiendo, al tiempo que el comportamiento de él empezaba a 'desentonar' con la armonía que parecía tener la pareja al principio de la relación.
Ella siempre lo disculpaba, una y otra vez buscaba ‘una razón’ para justificarle..., ¡le amaba tanto!


Pasaron algunos meses.

Ya le empezaba a pesar tanto sufrimiento inútil.
En la balanza comenzaba a haber más ratos malos que buenos; más días de lágrimas que sin ellas... Ella no entendía así el amor.
La autoestima sublime de él, su impulsividad, su frialdad extrema en muchas circunstancias, pero sobre todo -ella recordaba- cuando alguna vez, en momento íntimo, la hizo llorar amargamente mientras él permanecía viéndola y oyéndola indolente, sin moverse, sin importarle en absoluto, sabedor de ser él el provocador de aquella situación, de aquella ofensa, sobrepasando lo soportable para un alma enamorada que se entregaba sólo a él.

Los psicópatas no sienten la más mínima preocupación por el daño o el dolor que causan cuando descalifican o elucubran traiciones inexistentes hacia ellos.
Estos seres hacen expertas declaraciones de amor con el objetivo de obtener un bien deseado, y son incapaces de manifestar sentimientos de culpa, siempre son los demás los culpables. Se especializan en prometer -hipócritamente- y enmendar su comportamiento, si son descubiertos en mentiras.
Ella le descubrió en alguna firme negación, como por ejemplo: un día le sorprendió con un cigarrillo encendido entre sus dedos, cuando él la había prometido que no fumaba desde hacía años, por bien de su crónica enfermedad.

Cada vez que no cumplía lo que prometía, de una forma u otra, siempre lo justificaba acusando a 'terceros' de ser el motivo o la causa.

Los psicópatas, sabedores de su alta inteligencia, desprecian ostensiblemente a sus presas.

Estas personas insisten en obtener apoyo y comprensión incondicional, siendo incapaces de mantener una linealidad en sus manifestaciones. Les gusta y necesitan, controlar. Y por lo general, los amigos les duran poco, pues terminan por alejarse, cansados de tanta sospecha sin fundamento, y tanta ‘observación’.


Él estaba en esa fase de destrucción de la personalidad de ella, la cuál ya había entrado en el círculo de despreciar a algún familiar, a desprenderse de todas sus amistades, incluso de las más lejanas, las cuales hacía años que no veía.
Una simple llamada telefónica, un simple mensaje a su móvil, era el detonante de una agresividad verbal sin igual.
Todo le estorbaba, todo le parecía ‘sospechoso’ de traición. ¡Fantasmas en su enferma mente!
Aún así, los trámites de separación estaban en marcha, ella lo iba a dejar todo por él.

Pero un día de almuerzo compartido en un elegante restaurante, ella, tras una concienzuda meditación, decidió decirle que ya no podía más, y le planteó detenerlo todo y dejar el proyecto de una vida en común.
Él no pudo soportar que alguien le negara lo que tenía proyectado, y mucho menos que una mujer le dejara plantado; así que, mientras ella se levantó para ir al aseo a enjugar sus lágrimas, él se apresuró a pagar la cuenta y se fue del restaurante, dejándola sola, sin un adiós, sin una explicación.
Así fue que, cuando ella regresó del aseo y se dirigió hacia la mesa, vio la silla vacía..., él ya no estaba. Extrañada le preguntó al metre, el cuál ya les conocía por la asiduidad de la pareja, y éste le respondió con una mirada de infinita compasión, que ‘el señor había pagado y se había ido’...
De inmediato, comprendió que la bajeza y cobardía humana tenía nombre y apellido, y ella los conocía: su dueño hacía unos instantes acababa de salir por la puerta de aquel restaurante.

Desolada, bajó las escaleras lenta, muy lentamente, y se dirigió hacia la salida con la voz muda y los ojos húmedos, buscando sin ver, el umbral de la puerta, cuando el metre, que no la perdía de vista, corrió a su lado preguntándole si se encontraba bien o le pedía un taxi, intuyendo la razón de aquel panorama tan desolador en medio de tanta ajena armonía. Ella le negó con la cabeza, y una vez en la acera de la calle, se detuvo tratando de entender lo que pasó. Creyó que, a pesar de todo, debía hacer una última llamada: sacó su móvil del bolso y le llamó. Después de varios tonos, y cuando ella ya iba a cortar la llamada, la voz de él, más fría que nunca, se oyó al otro lado: ‘¿Qué quieres?’, a lo que ella le respondió: “¿Dónde estás?”... ¡Él estaba subido en un taxi para irse sin una despedida!


Tiempo hace de aquel adiós que él nunca dio, pero ella, valiente… ¡sí se atrevió!

Con los años, ella se desenamoró.


Geles Calderón


.

Copyright © Geles Calderon Todos los derechos reservados



46 comentarios:

  1. Geles , qué buen relato .He visto en prensa , tv, etc el perfíl del psicópata.....mmmm, pero ¿sabes? este parece amigo de las dos.
    Lo voy a releer .Es un placer buscar en este gran texto algun dato, quizás ,de alguien no muy lejano .
    Un abrazo desde Cantabria .MªJesús.

    ResponderEliminar
  2. María Jesús...

    No me extrañaría nada que tú también te dejaras enamorar por alguien así, ambas somos de sangre nórdica y talante del sur.
    Reléelo, y después 'dibujame' un poco el rostro que se te viene a la cabeza... jeje... será un juego divertido, y quién sabe... quizás te aproximes al del prota.

    Un beso desde el centro de la peninsula.
    Tu amiga: Geles

    ResponderEliminar
  3. Estos personajes son mas abundantes de lo que parece, creo que todas conocemos por lo menos a uno de ellos y sabemos de mas de una mujer que vive para olvidar.

    Muy bueno tu relato, me ha gustado mucho leerte.

    Feliz semana

    LiLith

    ResponderEliminar
  4. Bueno, al menos no se la quitó del medio matándola como suele suceder en algunos casos cuando la mujer decide que no quiere seguir con su pareja.
    ¿No hay algún indicio que nos permita detectar a estas personas? ¿Algún indicio claro que esté en un plano visible y superior al enamoramiento que tanto nos ciega?
    Cuando veo estos casos no puedo evitar preguntarme si estos psicópatas no eligen a su vícitma observando aquellos rasgos de ésta que la van a hacer caer en su red.
    Víctimas y verdugos. Veo una relación macabra ahí, pero no es más que mi inexperta opinión. Si yo permito que me den una torta, me darán dos la próxima vez...

    Espero que ésta no haya sido una historia personal y si así fue, Geles, seguro que aprendiste, o eso desearía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Lilith...

    Existen! Están ahí: camuflados, admirados, amados, temidos...
    Gracias por tus palabras, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Víctor...

    Al menos no se la quitó de enmedio... abandonándola después de haberla 'inducido' a dejarlo TODO por él.
    ¿Matarla? no, ella no le habría dado oportunidad poque supo distinguir ·amor del bueno· -el que ella le entregaba- de: el posesivo, el dañino, el aniquilador, el enfermo...

    Vctor, me temo que los indicios que estas personas muestran, sólo son visibles para un especialista. A ella, según tengo entendido, un amigo psicólogo, ya le habría avisado de la psicopatía clara que presentaba esa persona.

    Hay tortas no físicas que duelen muchísimo más que las que te golpean la piel, y ella recibió algunas bien duras.

    (Tu deseo se cumplió)

    Dos besos.

    ResponderEliminar
  7. AMOR bendito AMOR, ciego sordo y, según como, mudo, aliado de personajes sin escrúpulos, compañero de vividores mundanos, sienpre les sale bien la encerrona, no hay una mano justiciera que les lleve por el buen camino, pero al final terminan solos con el único amigo que les queda "el perro".
    Se aprovechan de personas honestas con claridad en su vida y que saben lo que quieren, y para satisfacer sus deseos
    enbrutecen la vida de los demas y hacen daño
    quedando marcadas para siempre de un AMOR no correspondido, sólo el paso del tiempo hace cambiar a estas personas para su beneficio,
    pero luego ya es tarde, se quedan solos con su "perro"

    MAURI

    ResponderEliminar
  8. Buen relato amiga, con un gran consejo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Geles, vengo a darte las gracias por tu comentario, en el rincón de la loca, te lo agradezco de corazón y más viniendo de alguien como tú.
    Ahora paso a invitarte si te apetece a mi nueva pagina de blogger, salí medio huyendo de espaces, pero bueno ahí sigo ahora con los dos.
    Un beso y gracias.
    De esta entrada que te voy a decir que tú no sepas, además ya la conozco y me duele leerla porque me identifico tanto con ella.
    Carmen

    ResponderEliminar
  10. No se puede amar a alguien que no nos considera libres,
    Precioso poema Geles, y desgraciadamente, un tema muy en auge ultimamente
    Esperemos no hacer de la asiduidad una rutina, y que esta lacra desaparezca, para siempre
    UN BESO DESDE LO MAS HONDO DE MI CORAZON; PUES AHI ES DONDE SIENTO TU POEMA

    ResponderEliminar
  11. MAURI...

    De humanos es elegir con quien quieres terminar tus días, en el caso de este relato, me temo que el individuo acabará los suyos en soledad, pero junto a su perro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Carmen López...

    Gracias, amiga, desde el otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  13. Luna Negra...

    Carmen, ya sabes que voy poco por los Spaces, pero al leer tu entrada no pude por menos que comentarte... No me lo agradezcas, fue un placer, soy yo la que te agradece la valoración que haces de mí.

    Veo, no sin cierta tristeza, cómo van apareciendo víctimas de personajes de similares características al co-protagonista de mi relato, que bien aquí o en privado me cuentan sus historias de despersonalización, de miedo, de terror a veces...

    Una retirada a tiempo es una victoria, no lo olvides.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Lupe Mellado...

    Sí, si se puede, pero NO SE DEBE, esa es la cuestión.
    No somos posesión de nadie, ni en cuerpo ni en alma. Ni deben menospreciar la inteligencia de una... Ante la carrera de dos inteligencias similares, toma delantera la más audaz.
    ;)

    Besitos, reina. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  15. Es la maravilla del tiempo,devela lo que se esconde tan habilmente,muestra a nuestros ojos lo que nuestro amor oculta,pero ver la realidad es cuestion de tiempo,dejar de amar asi se sepa que no merecen es muy dificil para quien todo lo da.
    Solo decir que la vida es maravillosa y de todo se aprende y que se vayan estos seres hasta lo profundo de su creada oscuridad....
    Leerte me es un placer y un honor absoluto mi querida amiga...
    Un feliz beso ,por fin feliz hoy.

    ResponderEliminar
  16. Geles, la protagonista de tu relato, es muy afortunada !sólo tres meses! Y se largó sin más.... A mi me tocó cuatro años, más uno de acoso y amenazas. El perfil de él, calcado. Me ha dado un escalofrío al leerlo. Aún miro a los lados cuando salgo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Mapi...

    Solo pasaron tres meses hasta que él la pidió que se fuera a vivir con él, se encontraron por primera vez y empezaran a hacer planes; luego hubo otras ocasiones, pero la relación duró más, no mucho..., pero un poco más.
    (Son detalles que quizás no quedaron claros en la narración)

    Veo que mi descripción coincide con lo que algunas de vosotras habeís padecido, y creédme que lo lamento mucho. Os entiendo y os abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  18. Martha Lucía...

    Mi gran amiga, mi cómplice, mi sabedora de tanto... ¡mil gracias por dedicarme un instante de tu escaso tiempo libre!
    Sé que hoy, cuando hablamos, te hice feliz al contarte que yo también lo estoy... ¡por fin! Hay luz, Martha, la redescrubrí de nuevo poco a poco, escabando con mis uñas hacia arriba, con tesón, con ganas, con ánimo, con confianza... dejando de lado a quien intentó hundirme en la desolación y oscuridad en la que vive.
    Ahora, más que nunca, me ocupan ¡los mios!

    Feliz, amiga... feliz!!

    ResponderEliminar
  19. Ante todo un abrazo fuerte a Mapi, que no conozco, pero... quiero decirle que debajo de su piel estamos muchas. Nos reconocemos y nos damos la mano de alguna manera, así que le digo que aprenderá a no tener miedo, y a mirar a los lados tan sólo en los cruces de peatón.
    Geles. Un relato tan real como injusto el sufrimiento de quién entrega su corazón. A mí lo que me provoca es rabia. Me hubiese gustado darle un buen taconazo en los cataplines al caballerete, ya iba a ver cómo se le quitaban las ganas de enamorar a nadie.
    Chicas, la vacuna existe. Nunca, NUNCA, hay que creer en las promesas de un hombre. Para promesas las que nosotras nos hagamos a nosotras. Lo único que hay que creer en un hombre son sus orgasmos, es en lo único que "dicen la verdad"... ¡Bueno, por si acaso no generalizo, tampoco quisisera enemistarme con medio planeta!
    Un abrazo, compañera de letras. Un abrazo a todas.

    ResponderEliminar
  20. Miguel... ¿estás por ahí? ¿Y tú qué opinas?
    Déjanos saberlo...

    ;)

    ResponderEliminar
  21. Tangai...

    jajaja... pero pudiendo expresar 'su' verdad en ese íntimo e intenso momento... a veces incluso ahí 'respiran para dentro'.... jajaja....

    Felices sueños, amiga!

    Voy a ver un poco la Paramount Comedy en la TV desde mi cama, es una buena forma de conciliar el sueño, ¿no crees?
    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  22. Un poco triste, por desgracia, no se si es una historia real, o sacada de conclusiones, de lo que es el dia a dia, de esta sociedad, de la cual todos somos un poco culpables.
    El personaje tiene todos los elementos, la niñez pasada, el entrenamientorecibido y quizas,la soledad, par ser un perfecto psicopata. Pero la pregunta que me hagoes la siguiente, tanto poder tienen para poder enamorar a la otra persona?, hasta el punto de no ver lo que le esta haciendo, la forma en que desde el primer momento la esta eliminande dia a dia y que no se de cuentade ello?, puede mas el amor que siente por el que la anulacion que esta sufriendo. te dire que yo, no entiendo esta forma de amar. un besin
    David

    ResponderEliminar
  23. David...

    Estos personajes, por regla general, son muy inteligentes, una inteligencia mal encauzada, como toda su vida.

    Te preguntas si tienen tanto poder como para enamorar a la otra persona hasta el punto de irla eliminando sin que se de cuenta: Sí, pero la protagonista de este relato, se dió cuenta a tiempo.
    Ella, como pudiste leer, se enamoró de las cualidades que a él le interesaba mostrar. Le admiraba.

    Preguntas:
    ·... ¿puede más el amor que siente por él, que la anulación que está sufriendo? te diré que yo no entiendo esta forma de amar·...
    Ahí te respondo que en el relato, ella estaba claramente así de enamorada, y por un tiempo estuvo ciega a cualquier otra realidad que no fuera él.

    Esa forma de amar, existe. Muchos sí la entendemos, amigo David.

    Otro besin para ti.
    Gracias por venir.

    ResponderEliminar
  24. Lo mas triste es que esto pasa demasiado a menudo solo podia ser un relato, pero lamentablemente es la cronica del día a dia estas historias se viven demasiado cada dia aunque sean en terceras personas....
    Es la vida?

    ResponderEliminar
  25. Malditos sean los malos tratos físicos o psíquicos, y benditas las mujeres que son capaces de poner fin a esa situación a pesar del miedo.
    Muchos besos
    Ana

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado tu relato, Geles, aunque pone los pelos de punta. Los psicopatas son muy dificiles de desenmascarar, porque dicen que se adaptan facilmente e incluso caen bien a los demás. Fingen sentir emociones que no sientes y son muy buenos actores siendo la manipulación su juego principal. Me entristece el final, pero mejor así, contra más lejos de esas personas mejor.

    ResponderEliminar
  27. Pedro...

    Sí, es la vida, y ésta realidad que yo narré, es muy habitual... por desgracia.

    ResponderEliminar
  28. Mortizia...

    Querida Rakel, hay muchos tipos de psicopatías, pero los rasgos suelen ser similares. Tú lo has reconocido de inmediato, ¡cuidate mucho de ellos! porque efectivamente tienen el don de caer bien "a los que ellos quieren caer bien", no lo olvides, aunque hay otras personas que los huelen a distancia y desde el primer momento dicen: ¡sápe, gato! ;)

    Un beso, amiguita.

    ResponderEliminar
  29. Ana...

    Un poco de dignidad, autoestima y valentia es la mezcla perfecta para salir de una relación así.
    Luego, el tiempo lo cura todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Me gusto tu relato amiga, real como la vida misma.
    Por amor se mata, por amor se muere y por amor se vive. ¿es el mismo amor para todo, o cada uno lo entiende de una manera?....esa palabra abarca tanto...
    Dolor.es

    ResponderEliminar
  31. Lolinares...

    Me da alegría verte por aquí, amiga mía. Hacía tiempo que no contactábamos. Sabes que cuando me enteré de "tu Dolor"... estuve en tu Space llena de rabia por lo que aconteció.

    ¡Sí!, ¡por Amor se vive! Porque morir por amor es una gran equivocación, y matar por amor... una perdición.

    Un fuerte abrazo, Dolor.es (Loli)

    ResponderEliminar
  32. Querida Geles, has conseguido que me sumerja hasta en la última palabra de tu relato. Me has atrapado!
    Tienes un merecido premio en mi blog para que pases a recoger cuando gustes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Psique...

    Muchas gracias, te agradezco mucho el premio que me entregas como reconocimiento a mi trabajo.
    Igual de feliz me hace que mi relato te haya enganchado, amiga.
    Un abrazo y de nuevo gracias por el Premio.

    ResponderEliminar
  34. Me uno a la observación de Tangai. De los hombres sólo debéis creer su orgasmo. Algunos, algunas veces, renunciamos a él para evitar que la mujer se sienta amada en un momento tan falso.
    Nuestra naturaleza es... extraña.
    Y asimismo, la Naturaleza nos juega malas pasadas. Estamos hechos para inseminar al mayor número de mujeres posible durante nuestra vida fértil, que es toda o casi toda. Eso implica que tengamos que luchar con la razón en una mano y con el instinto en la otra.
    Es muy jodido.
    Dicen que cuando un hombre se une a una mujer en casamiento, lo que le jode no es unirse a esa mujer, sino dejar al resto.
    Y aunque parezca una tontería, es una verdad como un templo.
    Son muchos los compañeros con los que hablo que no repetirían si tuvieran que volver a vivir. Ni se casarían ni tendrían hijos.
    Algo estamos haciendo mal. Algo estamos pensando mal. Algo no, mucho.

    ResponderEliminar
  35. Supongo que hay muchos personajes así por el mundo, incapaces de ver la realidad, y tan inmaduros de afrontar que el error comienza por su nombre.
    Besitos Geles.

    ResponderEliminar
  36. Darilea...

    ¡Bravo, amiga mía! ;)
    Así... ¡sin miedos!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  37. ¡Casarse...! ¡Menudo invento macabro! Es el día en el que se hacen más tonterías juntas... Un día lleno de lacitos, promesas, sonrisas y dolor de pies. Pero lo peor viene después, cuando la lotería de la vida canta el número que tú no tienes. ¡Vaya... no era mi príncipe azul! Era...enajenación mental transitoria. ¿Seguirán siendo "sinceros" sus orgasmos?, no se puede poner puertas al campo, que la cabra tira al monte. A la gente no se le puede amarrar. Y los bestias, a las cuadras.

    ResponderEliminar
  38. Bueno, supongo que cada uno habla por cómo le haya ido con el casamiento. La mayoría acaban admitiendo que el amor se acaba y queda...queda...pues tener a alguien al lado que hace más llevadera la soledad, supongo.
    A mí no me compensa, porque nací en soledad y me desarrollé en soledad, así que no me asusta. Es una fase comprendida y aceptada. Qué digo una fase... ¡Un estado!

    Creo abiertamente que el ser humano no es monógamo y sí puede que lo seamos en períodos determinados de tiempo, pero no para toda la vida. Es mi opinión. No sé.

    ResponderEliminar
  39. Victor, totalmente de acuerdo contigo en tu segundo párrafo, pero para ambos sexos.

    Algunos/as nacimos y crecimos tambien en soledad, pero en algún momento de tu vida debes de tomar decisiones, y una es la de seguir viviendola en soledad o... jugartelo todo a una carta y arriesgar decidiendo que compartir la tuya con alguien te proporcionará más momentos (noches al menos) felices.
    ;)

    (Victor, deseo de todo corazón que tu vida en la actualidad te sea muy favorable)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Tangai -siempre de la mano de Victor-, pues opino que casarse no está nada mal si lo sabes llevar con inteligencia, tiene su positividad mientras sepas conservar tus... 'campos'.

    Las mareas suben pero también bajan, es ley de la Naturaleza, ¿comprendes? Y yo no calificaría de bestias ni a las propias bestias.

    .

    ResponderEliminar
  41. geles, este relato me ha sobrecogido: veraz, valiente, creíble, documentado, sicológicamente bien definido algunos de los rasgos más comunes de un psicópata social. Y si el de este relato no lo fuera y si existe, entonces es un verdadero gran h. de p. egocéntrico y calculador. De lo que se libró la protagonista nunca lo sabrá bien. Seguro que aún lo está celebrando.

    Muy buen relato, te atrapa desde el principio, muy bueno, si señor.

    felicidades,
    un saludo.

    Jorfe B.

    ResponderEliminar
  42. Un relato tan sincero y real que he quedado cautivada, se dan todas estas características y me asombra la intuición con que vas desarrollando la personalidad de este hombre en tu historia. Aplaudo y te admiro, me has tenido atenta desde principio a fin.
    Besos


    Maricruz Díaz
    (si deseas puedes pasar por mis blogs, entro poco pero me daré tiempo para leerte)

    ResponderEliminar
  43. Jorge, no había visto tu comentario de finales del 2011, disculpa.

    Pues como ya ha pasado mucho tiempo desde que pasó, uy, perdón, quise decir "desde que lo escribí", pues mejor 'no coment'.

    Muchas gracias por la valentía de expresar tu sincero punto de vista y tus felicitaciones. ¿Tomamos unas cervecitas?, yo pago! ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Maricruz, intuición es de lo que más me sobra, amiga.

    Gracias por seguirme, un beso.

    ResponderEliminar
  45. Geles, tremendo estte relato. He leído los comentarios anteriores y me uno al deseo de querer castrar al menda cobarde que abandonó a la dama en plena comida y que evidentemente solo la utilizó mientras le produjo orgasmos, desde el mismo momento que se le cortaba esa dicha ya no le interesaba mantener ni amistad ni constancia de haberla conocido siquiera a esta dama que le entregó su corazón y ese día le dio un buena lección de fortaleza y valentía. Hay tíos desalmados y cobardes, éste es una buena muestra de ellos.
    Muy buen relato Geles, consigues implicar al lector y no podía dejar de decirte lo que siento despues de leerte con atención.
    Cuidate Geles, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LUIS, por diferentes motivos hacía mucho tiempo que no visitaba este relato mío y te pido disculpas por no haberte respondido en su momento, lo siento.

      Me conforta que todos veáis y sintáis el contenido y fondo del relato. Cuando el lector se ve reflejado, implicado en lo que escribo será porque hay mucha verdad y pasión en mis letras y, es lo puedo asegurar, amigo mío: hay VERDAD y transparencia-

      Muchas gracias por visitarme, seas quien seas y llegues de donde llegues. Luis.

      Geles

      Eliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios, valoro el tiempo que empleáis en leerme y dejarme vuestra opinión. Un abrazo.