"YO PARA TÍ, PARA MÍ TÚ" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"¡QUÉ IMPORTA!" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"SONETO DEL AÑIL RECUERDO" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"NO ME IMPORTAS" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"¡QUIÉN SABE!" - Poema de Geles Calderón - voz: Bea Salas

.

.

29 de septiembre de 2009

"LA DAMA DEL VIENTO" (cuento) autora: Geles Calderón



“LA DAMA DEL VIENTO” (cuento)
(Nº 491) (año 2002)
En un lugar llamado Erbnom-Nis, un día el viento soplaba con una fuerza tal, que los tejados de viejas tejas volaban, los árboles se inclinaban resignados y las cosechas peligraban.
Ya estaban los habitantes del pueblo a punto de perderlo todo, cuando se formó en lo alto de la colina, un fuerte remolino de polvo y confundido con el sonido del viento, dejaba oírse una canción. De pronto, cesó el viento y el remolino desapareció, y vieron en su lugar a una dama esbelta de cabello muy largo y oscuro, que se alejaba hacia el valle.

Desde entonces, a esa dama se la veía por el poblado adquiriendo algún enser, leche, frutas. De esta manera fueron conociéndola poco a poco, aunque era mujer de pocas palabras y gran belleza. En su larga melena negra destacaba un mechón rojo, que ondulante acariciaba su mejilla derecha. Sus grandes ojos eran de tonos diferentes: uno era del color de la miel y el otro verde musgo. Esto, junto con sus largas y espesas pestañas, le daban un aire misterioso.

Cuentan que el hombre que logre hacerla llorar, podrá ver que derrama lágrimas por un solo ojo, el de color miel, y que solo entonces podrá ver los dos ojos de un mismo color: verde musgo... los dos a la vez, y si en ese momento miraran a los tuyos... te enamorarás perdidamente para no olvidarla jamás. Tras de su mirada húmeda, tu dicha será corta, porque tu paz pronto se convertirá en pesadilla ya que nunca podrás poseerla, porque su corazón fue herido grave por antiguo amor imposible, y cuando curó del mal... perdió la capacidad de amar.
Debes saber algo más: Si eres varón y tu mirada se encuentra con la suya cuando ella llore, el hechizo se habrá realizado. Soñarás noche tras noche con la dama, y en tus sueños te serán revelados conocimientos que nadie del lugar conoce, y tu sabiduría será grande, pero... a medida que ésta aumenta, también tu amor por ella irá creciendo en la misma medida, y una noche de brujas (San Juan) ella vendrá a visitarte para hacerte suyo, y no verás el amanecer nunca más, porque al satisfacer tu deseo tan largamente alimentado, tu corazón mal herido de amor, no podrá soportarlo, y en su último latido, ella derramará una lágrima sobre tus labios y desaparecerá de nuevo entre las sombras de la noche.
Así le pasó a un joven del lugar, pero... esa es otra historia.

Su belleza es semejante a un palacio, cuya fachada es tan hermosa que uno no aspira a llegar más que al umbral, y se queda ante ella perplejo y deslumbrado, satisfecho de que lo dejen a uno estar allí solo para admirarlo, casi saciado.
Aunque su nombre es Selegna, la conocen por “La dama del viento”, y todos la respetan, nadie sabe su edad, pero su aspecto es joven, sus movimientos son lentos y ello le hace aún más majestuosa, como llegada de otros mundos. Nadie sabe tampoco de dónde vino y no se la conocen parientes. Su voz es cálida, aterciopelada y suave como su andar pausado.
Con los niños del lugar tiene mucha paciencia y tolerancia. Cuando la ven, se acercan corriendo a besarla y pedirla que les cuente una historia. Ella con una dulce sonrisa les complace y pronto se la ve rodeada de criaturas que, sentadas a su alrededor, la escuchan casi sin respirar.

La dama solo se deja besar, jamás besa, aunque hay quién dice que la vieron besar un día a un pajarillo que posado en su brazo, ella le acariciaba su ala herida, e instantes después alzó el vuelo dando dos círculos sobre su cabeza, para luego alejarse trinando. Quién observó esto, cuenta que la ha visto hablar con las aves y que ellas la responden con bellos trinos jamás escuchados.

Para llegar a su hogar hay que atravesar campos de siembra, cruzar el río por su estrecho puente de piedra antigua, subir a la colina y desde allí se divisa un hermoso valle de una hierba casi virgen que invita a recorrerlo corriendo descalzo y volver a hacerlo una y otra vez hasta caer sobre su lecho desmayado.

Allí está su casa, es una cabaña hecha de troncos del bosque, y en la pradera un caballo negro de largas y brillantes crines, pasta. Una cabaña junto a un gran castaño que la cobija del sol. Un pequeño riachuelo, de aguas cristalinas, atraviesa el valle para encontrarse con el río. A un lado, el bosque deja oír el batir de sus árboles, meciendo tus oídos.
Los sentidos despiertan ante tanta belleza y paz. Si inspiras profundamente, tu pecho se llena de frescor y aromas naturales. Si te descalzas y caminar sobre esa hierba fresca sentirás que formas parte de la naturaleza que tus pies acaricia.
En las noches de luna llena, a la dama se la ve alejarse galopando sobre su caballo negro, de nombre Ogima, hasta un lugar donde el río hace un recodo y sus aguas son mansas y profundas. Allí se despoja de sus vestiduras y a la luz de la luna se zambulle. Ella parece entonces una de esas criaturas de las que la naturaleza se enorgullece y solo nos las deja contemplar de lejos, como un regalo que no nos ha sido destinado. Su belleza se asemeja a la de una sirena, porque su larga cabellera aún lo es más cuando está húmeda, y su cuerpo mojado brilla como nácar negro en la noche. Se desliza lenta y sinuosa como si las aguas y ella se pertenecieran, como en un abrazo se confunden las ondas del tranquilo río y ella.

Hay un anciano en el pueblo que tiene más de un siglo de edad y va cada tarde a la taberna a tomar unos vinos con los lugareños, y cuenta que cuando él era niño, conoció a una mujer anciana que se le parece mucho a “La dama del viento”, porque también tenía un mechón rojo en su melena canosa y un ojo de cada color. Una anciana y “bruja”. Y cuenta que vivía en una abandonada cueva de osos en el bosque, y nunca la vieron acercarse al pueblo. No hablaba con nadie, se alimentaba de frutos y raíces, todas las noches abandonaba su cueva y se dirigía hacia el gran árbol, el más alto y antiguo de todos. Frente a él comenzaba, la anciana, a girar y girar sobre sí misma formando un gran viento hasta que su piel se desprendía entera de su cuerpo y elevándose se quedaba colgada sobre un brazo de árbol como si fuera un vestido viejo. Ella entonces, se elevaba sobre todos los árboles del bosque y, veloz como un rayo, se perdía en la lejanía. Nadie sabía a dónde viajaba, pero sí que antes del amanecer, regresaba como se fue, y volvía a vestirse su piel de mujer para volver caminando a su cueva. Esto lo hacía cada noche de luna llena.

El anciano que narraba esto, se toma una breve pausa en su historia para tomar un corto trago de vino y continúa contando que un día, tres chicos adolescentes de Erbnom-Nis que habían oído esas historias en el pueblo, decidieron comprobar por ellos mismos sin era cierto, y sabiendo que esa noche habría luna llena, a la puesta de sol se adentraron en el bosque en busca del gran árbol, y tras encontrarlo, acordaron esconderse cerca para esperar a la anciana bruja y ver con sus propios ojos todo lo que oyeron.

Pronto oscureció y era noche de luna llena. Los tres jóvenes pudieron oír un crujir de hojas secas que intermitentemente producían unas pisadas que se aproximaban hacia ellos, y sin aliento, giraron la cabeza al mismo tiempo hacia la misma dirección. Cerca, muy cerca de ellos, se aproximaba la anciana de larga melena canosa y mechón rojo. Pasó a pocos metros de los muchachos y al llegar frente al gran árbol detuvo sus pasos, alzó los brazos hacia él y comenzó a exclamar en una lengua desconocida, frases en tono alto y luego más alto... amenazadoramente, como si el gran árbol fuera el culpable de toda su soledad y desesperación. Sus gritos eran estremecedores en el silencio de la noche. De pronto, “la bruja” juntó las palmas de sus manos apuntando al cielo y comenzó a girar y girar sobre sí misma a gran velocidad levantando un viento que formó un fuerte remolino de hojas secas que por un momento la envolvieron. Entonces, los muchachos, vieron como se despojaba de su piel sin sufrir desgarraduras, yendo a parar entera sobre una rama del árbol, tal y como habían oído relatarlo.
Los jóvenes abrieron sus bocas tanto como sus ojos, ante lo que estaban presenciando. No salían de su asombro... Después, el remolino se elevó y desapareció con él la anciana.

Tras unos momentos y en silencio se fueron atreviendo a salir despacio de su escondite y se acercaron lentamente a ver aquel colgajo de piel que todavía se balanceaba sobre la rama. Querían regresar, pero uno de ellos, el más mayor, propuso a sus amigos gastar una broma a la vieja bruja del viento... Quería quemar su piel, y esto a los otros les pareció divertido, y así lo hicieron.
Nunca más volvieron a ver a la anciana.

Desde aquel día el gran árbol comenzó a morir lentamente hasta desaparecer.
Este era el relato que aquel anciano contaba en la cantina a los lugareños que habitaban Erbnom-Nis.

La llegada de Selegna con su aspecto joven, pero tan parecido al de la bruja del viento, ha comenzado a despertar desconfianzas en algunos habitantes mayores del lugar, no saben qué pensar, pues aunque ella es más sociable pues se acerca al pueblo, es cariñosa y bondadosa con los niños, y vive en una cabaña visible para todos. A pesar de eso, sus ojos, su pelo, sus dones..., esas coincidencias les desconciertan. Saben que el poder que entrañan sus ojos, pueden ser muy dañino. Nunca la hables de soledades infantiles, ni de animales maltratados o heridos, ni de ancianos abandonados... Cuentan que cuando un animal está herido o enfermo, solo tiene que acariciarlo para sanar su mal, pero ha de hacerlo a solas, sin presencia humana. Y pobre de aquél que maltrate a alguno de sus amigos, porque le echará su maldición, que consiste en que se le volverá contra él el mal que produjo.

Un ejemplo:
El perro del herrero solo comía pan duro que su amo le daba una vez por semana, y estaba muy delgado. Un día Selegna se enteró de esto y a partir de entonces, el herrero que era un hombre robusto, empezó a adelgazar notablemente porque su estómago no admitía otra comida que no fuera un poco de pan duro y agua. Él insistía en comprar a diario carne y pescados, pero era inútil. Después de cocinarlos y cuando ya se lo iba a comer, le empezaban a dar nauseas, dolor de estómago y mareos, así que lo tiraba a la basura, de donde su perro iba comiendo sin que su amo lo supiera, pues estaba demasiado ocupado en él mismo y ya ni pan duro le daba a su perro. Así fue que el animal fue engordando poco a poco y recobrando las fuerzas perdidas y belleza en su pelo antes caído y sin brillo.
Cuando este hombre llegó a estar tan delgado como estuvo su perro, ella fue a visitarle. Le hizo reconocer su equivocación y prometer que a partir de ese día alimentaría al animal con la misma comida que él tomara, y así fue como el herrero recobró su gusto por los guisos y comenzó a recuperar su peso y buen humor, además del placer de disfrutar de la amistad de su mejor amigo, su perro, el cual siempre le fue fiel a pesar de que se olvidara de él.

La dama del viento sabe que para ser feliz es bueno disminuir las necesidades para restar así las fatigas que cuesta satisfacerlas, así se llega a necesitar muy pocas cosas y ésas muy poco.

Ella recoge castañas del árbol que cobija su casa del sol y con ellas hace todo tipo de tortas y panecillos dulces muy apreciados en el lugar donde luego los vende. Nunca olvida a sus pequeños amigos los niños, para ellos hace unas minúsculas figuritas con una masa especialmente elaborada con castañas cocidas, miel y canela que representan todo tipo de animalillos que les regala cuando termina de contarles un nuevo cuento.
Entre los niños que tan atentamente escuchan las fantásticas historias que Selegna contaba, se encuentra Olós. El era el mayor del grupo, tenía doce años y quizás por ello, siempre se sentaba rezagado en último lugar. Le encantaba oírla, era el que mayor atención ponía y no se perdía una sola palabra, ni el más mínimo gesto, ni el más pequeño matiz de su voz.
Cuando Olós volvía a casa, lo hacía corriendo para contarle todo lo que había estado escuchando, a su pequeña hermana que una parálisis infantil la mantenía inmóvil en una silla especial y siempre le escuchaba, son sus enormes ojos abiertos y luminosos como dos luceros en una noche oscura.

Van pasando los años. Las gentes de Erbnom-Nis envejecen, y la dama del viento... también. El anciano centenario falleció hace muchos inviernos, y aquellos niños se hicieron hombres y ahora ya son padres de familia. Olós se casó, después de que su hermana falleciera, y tuvieron una niña preciosa, pero enviudó a las pocas semanas de nacer la criatura y tuvo que cuidar él sólo de la pequeña. Hacía diez días que Selegna no iba por el pueblo y era extraño porque la veían a diario. Esto le preocupaba a Olós y había decidido ir a visitarla al día siguiente. Aquella noche se acostó rendido de cansancio, el trabajo había sido duro y cuidar de su pequeña no le dejaba descansar. Él creía que dormiría plácidamente y de un tirón pero fue una noche de pesadilla...

De madrugada, cuando aún brillaban las estrellas en el firmamento, Selegna volvía a lomos de Ogima de darse su baño de agua y luna, cuando el caballo detuvo sus pasos de pronto...., respiraba fatigado, muy fatigado. Ella se apeó rápidamente y acariciándole el morro le susurró palabras de aliento, ánimo y cariño profundo. Ogima, haciendo un esfuerzo, continuó su caminar junto al de Selegna, muy lentamente. Al llegar a la pradera, no pudo más y doblando sus patas, se dejó caer suavemente sobre el manto verde. Ella estalló en llanto y abrazada a su cuello le habló y le besó y le suplicó... Le dio todos los besos que nunca gastó, sabía que ya no podía hacer nada por él. Su don para curar otros animales, no funcionaba con él, su desesperación era grande porque por su mejor amigo no podía hacer nada. Su vida se escapaba y ella está allí, sin poder parar aquello...
En su alma todos los dolores hicieron presa. Todas las sombras turbias la acecharon y sin quererlo, bebió todas las amarguras. Era el eco de sus sollozos su compañía, cuando amanecía. Acaba de dejar de respirar Ogima.
Desde aquel día las lágrimas externas dejando de correr por su mejilla para convertirse en secretas, que son las que crean heridas profundas hasta perforar el corazón.
La dama no volvió a recoger castañas y sus vecinos y amigos dejaron de verla por el pueblo. Su cabaña permanecía abandonada y con las puertas abiertas.
Selegna había desaparecido.

Pasaron varias lunas antes de volverla a ver un pastor que llevaba su escaso rebaño de ovejas a pastar en la pradera. El sol se empezaba a poner, cuando éste hombre se dio cuenta de que una oveja preñada no estaba en el rebaño. Ya era hora de volver, pero antes debía encontrarla, así que se adentró en el bosque un poco y pronto la encontró, pero también vió algo más... Allí estaba su oveja con dos corderitos recién nacidos. El animal los estaba lamiendo para retirar los últimos signos de un parto, y junto a ellos... estaba Selegna, la cual había estado ayudando al parto de la oveja, y al ver llegar al pastor, ella se alejó corriendo bosque adentro.

Al día siguiente, el pastor contó en el pueblo lo que pasó y los que fueron niños oyentes de las historias de la dama del viento, quisieron salir a buscarla, pues el pastor además les dijo que la encontró muy vieja, el pelo había perdido su color original para tornarse gris, aunque el mechón rojizo seguía igual de luminoso.
Salieron al caer la tarde y sin saber por qué, todos en grupo caminaron en la misma dirección. Pronto se vieron frente a la entrada de una antigua cueva de osos abandonada. Había un estrecho sendero que partía de la guarida y se adentraba hacia la parte frondosa del bosque. Decidieron seguir su trazado y enseguida llegaron frente a un gran árbol, justo en ese momento se desencadenó un fuerte viento, las hojas volaban, las pequeñas ramas secas chocaban contra los cuerpos del grupo de amigos de Selegna y todo ello les impedía ver nada, pero sí pudieron oír una bella canción, igual que cuando apareció la dama del viento sobre la colina.

Todos supieron, en esos momentos, que nunca más la volverían a ver. Aquella canción hablaba de su soledad y desesperación. Era su adiós... ¡Aquello era demasiado fuerte para asimilarlo! Fue entonces cuando Olós... despertó agitado y empapado en sudor.
Todo había sido un mal sueño, una terrible pesadilla.
Se levantó, eran sólo las seis y media de la mañana, pero no podía esperar. Fue a ver a su pequeña, ella dormía profundamente y era demasiado temprano para llevársela a su vecina más próxima para que la cuidara, como hacía en otras ocasiones, por un rato. Así que llamó a su perro mastín blanco de diez años, al que gustaba recibir la compañía de los niños y en especial la de la pequeña hija de Olós. Éste animal le había sacado ya de más de un apuro y confiaba plenamente en él, es por eso que le confiaba circunstancialmente el cuidado de la niña mientras él se ausentaba. Y sin más, salió y se fue hacia la casa de Selegna. Hacía frío esa mañana, el invierno se hacía notar, al llegar a la cabaña pudo ver que la puerta estaba abierta, entonces le vino a la mente lo que había soñado la pasada noche... Tenía temor a no encontrarla en su interior. Entró lentamente, y con cuidado por si ella dormía, o quizás... ¡no!, no quería pensar que algo malo la habría pasado, no quería tener que llamar a sus amigos –como en el sueño- para adentrarse en el bosque a buscarla, eso supondría quizás no volverla a ver, y eso..., eso sería una terrible realidad.
Al entrar en la primera estancia de la cabaña, se sorprendió al ver allí a Ogima que le recibió con un relincho, dando muestras de agitación, pero Selegna... no estaba. ya con paso más presuroso, Olós se adentró a la cocina y tampoco allí estaba. Su corazón galopaba, por último abrió la puerta del dormitorio y la encontró tumbada en su cama, inmóvil, vestida, peinada y con el calzado puesto, estaba echada sobre sus blancas sábanas. Él se acercó, entre temeroso y ansioso, y le tocó la frente. Ella no reaccionaba, estaba fría y respiraba con dificultad. Entonces Olós se apresuró a tomarle el pulso y a preguntarle cómo se encontraba, qué la dolía, qué la pasaba... Ella balbuceó algo que él no pudo entender. No lo pensó más y cogió una manta que había doblada sobre una butaca, la envolvió en ella, luego la tomó en sus brazos y cargó con ella en sus brazos hasta el pueblo. Ogima les seguía. La llevó sin pausa hasta la casa del doctor y después de hacerla un reconocimiento completo, le diagnosticó una importante neumonía.

Con el cuidado de Olós y mucho reposo, pronto sanó del todo y él ya nunca más la dejaría volver a vivir sola. La propuso quedarse a vivir con él y la pequeña, la querría y cuidaría como si ella fuera su madre y abuela de la niña. Selegna aceptó encantada y recordó a aquel pequeño solitario que escuchaba muy atentamente sus cuentos e historias cuando era niño, pero hoy ya era un padre responsable de una hermosa criatura a la que ella adoptaría como nieta, y a la cual le transmitiría todos sus conocimientos como heredera única de su don. Tenía mucho que enseñarle, mucho que contarle, mucho que entregarle de sus conocimientos y fantasías.

Desde entonces la niña ya no se sintió sola nunca más, pues además de crecer junto a su padre, estaban también el fiel mastín, el caballo Ogima y... Selegna, “La dama del viento”.

(Para saber el verdadero significado de los nombres propios de este cuento, deberás leerlos de atrás hacia adelante, de este modo también sabrás el motivo de sus nombres... Quizás ya lo descubriste antes de llegar al final sin necesidad de esta aclaración, en ese caso mis felicitaciones y... házmelo saber.)

Geles Calderón
Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados

28 de septiembre de 2009

"QUE NOS DEJEN SER" (soneto) autora: Geles Calderón



“QUE NOS DEJEN SER” (soneto) 
(Nº330) (06-05-04)

Que me dejen correr hasta tus brazos,
porque si el frío calase mis huesos...
que sea porque nevó sobre ellos
y no porque rompieron nuestros lazos.

Que nos dejen vivir nuestro momento,
porque añoro concierto de caricias
que sin reclamar siempre me propicias
sin importar cuál sea el aposento.

La laguna de tu piel es a mi sed
como la luz del Sol, a la flor lo es,
por eso reclamo, que nos dejen ser.

Qué puede haber de mal en nuestro querer
si a nadie resto, lo que a tí te entregué:
¡Alma envuelta en papel de nueva fe!





Geles Calderón 


Copyright©GelesCalderon Todos los derechos reservados




27 de septiembre de 2009

"RÓBAME EL RECUERDO" autora: Geles Calderón



“RÓBAME EL RECUERDO”
 (Nº 134) (04-09-02)

Róbame el recuerdo que sembraste,
róbame el aliento que me diste
ya que tú, amarme no supiste,
ya que tú tan pronto me olvidaste.

De mis ansias de amor abusaste
tomando de mí cuanto pudiste,
y es que en tu ceguera tú no viste
que a la que más te amó no la amaste.


Geles Calderón
Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados

"DAME UN POCO DE TIEMPO" autora: Geles Calderón




“DAME UN POCO DE TIEMPO” 
(Nº040) (04-11-03)

Dame un poco de tiempo
y te apuraré en este último trago,
trago de un vino dulce
para este paladar amargo.
Sólo un poco de tiempo
que ya me marcho...
y ahogaré en este último sorbo
otro sueño no realizado.

Dame un poco de tiempo,
que entré tan dentro de tu alma...
que perdida ahora me hallo,
pero tranquilo, que ya me marcho.
Sólo un poco de tiempo...
que tu perdón hoy reclamo
por colarme sin permiso tan dentro
de tu corazón, sin rechazo.

Dame un poco de tiempo,
que ya quiero matar lo que siento,
pero muero un poco en esta lucha
porque el sentir me hace desgarros.
Dame un poco de tiempo
y regálame un último abrazo
para cerrar estas heridas
de mi lucha... ¡porque me marcho!

Sólo un poco de tiempo
es lo que hoy reclamo,
que mi penitencia ya la comencé
y fuera es dónde la acabo.
Dame un poco de tiempo,
que escalo de este fondo tuyo tan hondo
por el que sin permiso me deslicé,
y tranquilo, ¡que ya me marcho!

Un poco de tiempo, eso fue lo que te tuve.
Llegaste, te vi... te abracé...
¡y me marcho!
Dame un poco de tiempo,
que prefiero marchar yo
de este nido desolado...
¡a que yo te vea partir de mi lado!

Dame un poco de tiempo
para perderme en tus ojos otra vez,
que después de hacerlo yo sabré
si de verdad deseas no volverme a ver.
Dame un poco de tiempo,
que estoy tus palabras recordando:
Si tu te vas... yo me marcho”,
ahora sigues... aunque yo me esté marchando.



Geles Calderón

Copyright © Geles Todos los derechos reservados

26 de septiembre de 2009

"RETROCESIÓN" (sueño) autora: Geles Calderón




“RETROCESIÓN” (sueño)(Nº566) (01-01-09)

Estoy en el interior de un teatro acompañada de algunos amigos, justo en la estancia anterior a la sala de butacas. Estas personas con las que llegué, están ocupadas en alguna charla banal que a mi no me interesa, al fin y al cabo estábamos en un teatro, por lo tanto, pienso, deberíamos ir yendo a buscar asiento antes de que empiece la función, pero eso para ellos no era importante.

Me separo del grupo sin decir nada, y entro a la sala de butacas. Busco con la mirada un asiento libre en las primeras filas, pero estaba todo ocupado. Había bastantes butacas vacías a partir del centro de la sala y últimas filas, pero estaban demasiado alejadas, para mi gusto o necesidad, de las que yo quería ocupar, para no perderme nada del espectáculo que no tardando iba a empezar.
Entonces, me hago estas interrogantes: “¿Espero allí de pie, a ver si alguna persona de las sentadas se levanta y se va? ¿Y si esta posibilidad no sucede y, mientras tanto, me quedo también sin asiento en las filas más alejadas de las primeras? ¿Sigo esperando, o me siento en alguna butaca de las filas de atrás?” Pero entonces, no veré el espectáculo desde cerca ¡y me perderé los detalles!
Por otra parte, pienso, que estoy tomando decisiones sola, sin consultar con las personas que, supuestamente, vine acompañada a ese lugar…
¡No puedo quedarme en la sala sola…! pero la función va a empezar, y mis amigos no entran, siguen allí fuera hablando, el espectáculo va a empezar, por cierto, no sé de qué va la función pero… ¡da igual! ¡La función va a empezar!

En esa angustia de si me quedo o no me quedo, y si decido quedarme allí sola, ¿espero cerca de las primeras filas a ver si algún asiento queda libre para ocuparlo yo? No, eso era una posibilidad muy remota, era inútil esperar algo así. Entonces, ¿elijo alguna fila de atrás?, la función va a empezar… ¿Y mis amigos?

De pronto siento una mano sobre mi hombro, giro mi cabeza y veo a un mago famoso, joven, de esos que salen en la televisión...
Este hombre me agarra del brazo y tira de mi a la vez que me dice: -“Vamos, no hay tiempo, es tarde, el espectáculo tiene que empezar y hay cosas por hacer”
Yo le sigo, o más bien él me lleva. Entramos por una puerta lateral que se medio ocultaba tras los cortinajes del pre-escenario, era una entrada que sólo los que trabajaban allí usaban y que a mi vista antes pasó desapercibida.

La directora, folios en mano, nos gritó: -“Es tarde, entre ahí, pero ¡que no se le vean los pies!, es muy importante ¡que no se le vean los pies!”
Entro en el cubículo que me indica, similar a un ascensor, sin rincones y muy acolchado por dentro. Su forma era circular y muy cómodo; la abertura por la que entré era oval, sin puerta pero que se cerró tras de mí a mi entrada; el interior era ajustado e irregular, pero me sentía cómoda.
Lo primero que sentí fue un desplazamiento en sentido horizontal hacia atrás, hacia mi espalda, para inmediatamente después sentir que subía hacia arriba como si en un ascensor estuviera, pero la subida no fue prolongada, (como otras veces cuando subí a un ascensor, soñé), enseguida supe “que llegué”.

La prueba estaba superada. Había sido un éxito, lo sabía, todo iba a salir bien, la función iba a comenzar y el famoso mago, de pocas palabras, tendría éxito… ¿gracias a que le ayudé? No lo sé, pero yo estaba allí cuando me necesitó… o… ¿yo le necesité?


(desperté)

Geles Calderón
Copyright © Geles Todos los derechos reservados

25 de septiembre de 2009

"SANGRE GRIS" autora: Geles Calderón



“SANGRE GRIS”(Nº 593) (05-08-09)

Ya no aspiro ni siquiera a divertirme, sólo ansío descansar allá donde mi corazón me lleve, a ser posible: un lugar donde un día se sintió en su hogar. Pero no es tiempo de desandar camino, pues todo lo que en su recorrido perdí... perdido está; y todo lo que hallé y no retuve ya es pasado, por lo tanto, muerto y desaparecido se halla ya.
Lágrimas ausentes. Antiguos cauces por donde ya nunca sus aguas dulces volverán a circular.

Duelen los ojos de ver tanta soledad, y arden los oídos de oír tanto silencio helado.

Desandar el camino de la ilusión, es un trayecto durísimo que tengo memorizado:
- Mirarse en el espejo de la vulnerabilidad con las pupilas dilatadas por falta de llanto... y dibujarse una sonrisa de falsa felicidad.
- Caminar en línea recta cincuenta y ocho pasos hasta lograr la invisibilidad del dolor, para que nadie se entere.
- Cruzar el ancho río de la nada diaria.
- Girar a la derecha y adelantarse en la cueva de mi palabra escrita, como fuga.

Pero... ¿y si ya no me quedan palabras? Y para qué, ¿acaso a alguien le importa mi motivo, mi verdad?
Mis letras son sangre gris de mi otra arteria, la de mi yo más auténtico y desconocido al que casi nadie logró llegar.
Todos viven en su yo imbuidos, poco les importa lo que yo haya vivido y desvivido; disfrutado o padecido; la razón de mis actos y lamentos; la causa de mis ojeras y silencios; el motivo de mis suspiros...

Geles Calderón
Copyright©GelesCalderón Todos los derechos reservados

"EL QUEJIDO" (relato corto) autora: Geles Calderón






“EL QUEJIDO”
(relato)(Nº591) (04-08-09)

Sus pasos transcurrían firmes por la ancha avenida, cruzándose con otras gentes plenas de indiferencia.
Mientras caminaba, oyó un quejido tenue, pero que iba agudizándose provocando inseguridad en la dirección de su caminar, pues no sabía si regresar sobre sus pasos, o si parar o acelerar.
Aquel grito iba multiplicándose hasta convertirse en lamento largo y desgarrador. No sabía de dónde provenía, nadie parecía oírlo.
Buscó sin saber qué, con la mirada a su alrededor.
Se detuvo, cerró los párpados para concentrarse y así asegurarse de que aquel terrible lamento no era fruto de su imaginación.
No, no era ficción. Aquel grito apocalíptico nacía del centro de su alma, atravesándole el corazón.



Geles Calderón

Copyright©GelesCalderón Todos los derechos reservados

22 de septiembre de 2009

"LIBRO EN BLANCO" (sueño) autora: Geles Calderón






“LIBRO EN BLANCO” (sueño)(Nº506) (25-08-08)
El sueño:
"Mis manos sostienen un grueso libro. Paso las páginas con angustiosa rapidez.
Busco..., están vacías... en blanco. Tan solo alguna frase sin interés en el centro...
¿Cómo es posible? ¿De qué sirve un libro en blanco?"
. . . . . .
Despierto agitada. Noche cerrada. Me asomo al ventanal tratando de olvidar lo soñado.

Tarda en abrirse el día. Las esquinas de mi calle -luz y sombra- visten y desnudan los versos que nacen y mueren en el doblez de su pliegue. Versos para un poema sin sentido, poema para un olvido.

Casa la mía de sosiegos ajenos, donde la dueña es huésped, y el invitado es dueño. Luz que viene de fuera, donde antes la de dentro era la que iluminaba mis techos, siendo la que me sobraba, para las tristes aceras, ausentes de reflejos.

Ahora que siento las noches aún más largas y las madrugadas más lentas y solitarias, es cuando escribo esta y otras cartas sin destino, que después guardo para que no las vea mi sentimiento ya bastante herido por quien escribía sin culpa ni dolor, en su contenido.
No soy inmortal, ni imperturbable, como lo es la ciudad que, te pase lo que te pase, sigue ahí con su vida, con sus prisas, con su indiferencia hacia el mortal.

-Fármaco que calma pero no cura, aunque a veces ayuda a combatir desvelos de abrazos lejanos u olvidados: ¡Hoy ni tú me has calmado!-
El cielo está estrellado, es verano, pronto llegarán los cielos de otoño con sus efímeras hojas heridas, que arrastradas por el viento, de nuevo entrarán en mi estancia de puertas siempre abiertas. Y yo, con suavidad, volveré a barrerlas hacia la calle de donde vinieron como cada año. Y la lluvia volverá a acharolar el asfalto en mis noches venideras de más noches en blanco.

Ahora regresa a mi mente el sueño que me despertó... ¿Su significado? Está claro, ese lo sé muy bien yo. Veo mi pasado entumecido por una niebla parecida a un llanto contenido.
Huésped en mi propia vida...
¿A quién pertenezco? ¿Quién me pertenece? Y si salgo de nuevo a la intemperie: ¿quién me asegura que esta vez no voy a morir, como antes casi morí?

Me pregunto si ésta que escribe hoy así es la misma persona que pensaba que en un beso cabe un mundo, y que un abrazo cura... y que una palabra a destiempo mata, y otra a tiempo salva.

Yo: Antología minúscula de remoto proyecto de mi. Alba de melodías, ternuras, aflicciones, inconclusas pasiones, avenida de internos seísmos; la que renace de cada muerte; la que gana aunque pierda; la que perdona cuando no debiera; la justiciera; la que detesta a quien siempre se cree en posesión de la verdad, porque es el que más se equivoca; a los cobardes vomitivos abusadores de débiles; a las amistades tóxicas, en resúmen.
La que siempre tiene un “por qué” en los labios y un “te quiero” en el abrazo...

Yo: La del dolor y la alegría; la testaruda y un poco predictiva...
La que ríe a carcajada abierta y llora sin importar dónde ni con quien estuviera.
La que detesta a los ruidosos.
La que llora ante una puesta de sol o una fotografía.
La de fácil comunicación con animales; la poco temerosa y siempre abierta a conocer.
Yo, la nada amiga de grandes celebraciones...
¿Defectos?, tengo muchos, pero esos no los desvelaré porque lo que para mi lo es, para otro de diferente manera lo puede ver.

Un poco así soy, pero entonces: ¿por qué este vacío en mí? Y siendo así: ¿qué hacer? No soy cobarde, lo sé, y quien me conoce también. Lo he demostrado aquí y allí desde que nací. Es la responsabilidad tatuada a sangre y fuego que desde mi niñez aprendí. Unos ojos, el poder de una mirada... Lugar donde me doy y pierdo, porque en mí se lee como en libro abierto. -Me estremezco, me ruborizo, me inquieto...- Ojos, donde en los demás yo tambien leo.
¿Dije “libro abierto”...? Ese libro del sueño..., ese libro en blanco...

Amanece, otra noche más sin pena ni gloria, otro amanecer conmigo misma como única acompañante e interlocutora..., como mi única amiga. El dolor es un hecho, la alegría por vivir, otro para mí. Compatibles y opuestos, pero imprescindibles, junto con el amor, para valorar mis motivos de existir.

El alumbrado de las farolas ciegan ya su luz, amanece sin remedio... Ahora recuerdo que Leonardo Da Vinci dijo algo así: “Si fuese posible, se debería hacer reír a los muertos.” -¡Cómo me gustaría hacer reír a mi padre!-.

Me voy a la ducha, necesito dejar mi mente limpia... ¡y "en blanco"!


Geles Calderón

Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados

"¡ÁMAME O VETE!" autora: Geles Calderón



“ÁMAME O VETE”
(Nº281) (16-09-03)

¡Desgárrame el alma,
que es la que te amó!
¡Arráncame la piel,
que ayer tu sed sació!

¡Párteme en dos para
multiplicar mi dolor!
¡Bébete mi sangre,
la que por mis venas te llevó!

¡Ámame o vete, por Dios!
Pues muero si no te tengo
y cuando te tengo...
¡De la dicha muero yo!


Geles Calderón
Copyright © Geles Calderón Todoslos derechos reservados

"PIDO PERDÓN..." autora: Geles Calderón





“PIDO PERDÓN...”(poema inacabado)


Pido perdón...
Por haber sido agua clara en tu surco sediento.
Por ser en tu triste florero, flor de otro tiempo.
Por robar tu amargura, para que estés contento.

Pido perdón...
Por entregarte alma y cuerpo, como almohada.
Por creerme tu media verdad, cuando te amaba.
Por la tristeza que ahora habita en mi mirada.

Pido perdón...
Por dejarte ir, mientras por dentro me destrozo.
Por ser yo mi propio verdugo, y tú mi antojo.
Por despreciar mi vida, si en ella no te gozo.

Pido perdón...
Por entregarte un día, mi primera rendición;
y hacer míos tus sueños, y abrirte mi corazón...
y no poder igualar mi dolor... ¡a tu traición!


Geles Calderón



Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados


"BAJO EL MISMO MANTO" (soneto) autora: Geles Calderón



“BAJO EL MISMO MANTO”
(soneto)
(Nº 581) (15-05-09)
Quiero ser inicio de tu memoria
para poder arrancar con mis manos
los recuerdos crueles ya tan lejanos
que empañaron el cristal de tu historia.

Quiero ser parte de tu nueva gloria
y compartir, cogidos de las manos,
atardeceres nuevos y lozanos
tras el gozo, la pasión y la euforia.

Déjame ser la tierra prometida
plena de ilusión y libre de llanto
con mi mano hacia ti siempre tendida.

Amistad y amor bajo mismo manto
te ofrezco como dote en esta vida,
¡tómame las manos como adelanto!


Geles Calderón

Copyright © Geles Calderón Todos los derechos reservados