"YO PARA TÍ, PARA MÍ TÚ" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"¡QUÉ IMPORTA!" - (Voz y letra de Geles Calderón)

"SONETO DEL AÑIL RECUERDO" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"NO ME IMPORTAS" - (Letra de Geles Calderón - Voz de Miki)

"¡QUIÉN SABE!" - Poema de Geles Calderón - voz: Bea Salas

.

.

29 de junio de 2011

"DESEOS DESABROCHADOS" autora: Geles Calderón




“DESEOS DESABROCHADOS”

Exige, al que a ti se asome,
el valor de lo que vales.
   Que no te abrace un lunes,
   si tu día es un martes.


Si tu Marzo no se cuida,
otro Abril querrá dañarlo.
   Que no haya en calendario,
   mes que intente hacerte daño.


Recuerda que pétalo eres
de rosa entre nueve rosas.
   Que el ramo en el que tú luces,
   resplandezca más si tú posas.


Si te ahoga lo ceñido,
descósete de lo cosido.
   Que lo que riegue tus venas,
   sea el fuído elegido.


Si el TODO no ocupa tanto,
es porque aún hay espacio.
   Que tu magia decida
   la ruta de tu calvario.


Date un festín ‘sin cubiertos’
y una siesta ‘desarropada’.
   Que donde descalces tu huella
   siempre será recordada.


Humedece tu impaciencia
para que el fuego no abrase.
   Que el nudo que te ate,
   tu fortaleza lo desate.


Por si el olvido no olvidó,
deja tu puerta sin llave.
   Que lo enfermizo de antaño,
   tu abrazo haga saludable.


La balada de un bandido,
no hace escuela de baladas.
   Que al siete de tu suerte,
   su trece no lo acobarda.


Si mano o verbo te amenazan,
media vuelta… ¡y te marchas!
   Que el cielo es más que una metáfora,
   y las avenidas… ¡anchas!


Asume las sumas que suman
valías a valía.
   Que ajenas restas sólo resten
   a los restos que las vacían.


No creas en superstición
de danzas de magia negra.
   Que lo blanco de tu verdad
   sea la fe de tu conciencia.


Cuando el verso se te cruce,
corre a redactar su verbo.
   Que el asombro se asombre,
   del contenido de tu cuaderno.


Te deseo que en un beso
se resuma toda tu historia.
   Que quien te abrace en ‘siempre’,
   ¡haga del hoy una victoria!



















Geles Calderón
(26-06-11)


21 de junio de 2011

"CUANDO MUERAN LOS PRETEXTOS" autora: Geles Calderón



“CUANDO MUERAN LOS PRETEXTOS…”


Aromas añejos
de sudor de otra piel.
Comienzo de fines
hurgando el momento,
buscando el acierto
del derecho y revés,
aferrando la nada
abotonando el placer.

Prófugas caricias
que desertaron de mi piel,
para mojarse en fuentes
y rocíos de otro vergel.
Vereda de impaciencia
arrojando sus lanzas
contra la culpa
de mis ‘por qué’.

Suelo que quema si sobre él
no pisan sus pasos,
no caminan sus pies,
porque nada nutrió tanto
como proveyó su calidez.
Raíces de antiguo esplendor,
hoy podridas de olvido
sin ocasión de otra vez.

Nadie como él nutrió mi avidez
Nada igualó el resplandor de su hora,
ni luzco si él no me decora.
Mi vida con él dentro
fue un estreno cada vez.
Dos banderas compartiendo color,
y ninguna nave de regreso
que me lleve hasta él.

De una prueba con fin de error
naves de regreso sin poder volver.
Dos Arco iris
atrapados en el sol.
Cuando mueran los pretextos
vivirá nuestro amor,
pero para poder convencer…
habremos de convencernos los dos.

Cruz en papel de muerta fe
precediendo al verso
que buscando en nada
halló la luz del que no ve.
Desde la cárcel de un ‘vivir así no quiero’
me despido apurando el trago,
aunque el líquido de este vaso
no apague mi intensa sed.


Geles Calderón
(Nª 649) (21-06-11)

Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados

17 de junio de 2011

"AGUAS DE AMOR VERDADERO" (video-poema) de Geles Calderón



"AGUAS DE AMOR VERDADERO"

Aguas de danzas tibias acunan nuestro presente,
dando paso a la verdad
que determina el amor que nos define,
ese que cada amanecer se renueva,
-besar que besa el beso-,
apretando los soles
que a nuestras sábanas asiste.

Aguas lentas y justas velan nuestra labranza,
tierras que en ocasiones fueron inundadas
por aguas de lluvias de descuido
acumuladas en los resquicios
de indiferencias hacia el esfuerzo
de quién en silencio
madrugada tras madrugada… labraba.

Nunca perderé la pista del amor que me asiste
aunque la vista se me nuble,
o los pasos que pise
pretendan un rosal que mi pie desvíe,
pues las alas de ayer
mi hoy pliega en vez de lo que siento:
“latidos que no borró el tiempo”.

El camino es suma de nuestros restos,
y la profunda huella es lo que perdura
sobreviviendo a tornados
y otros… contratiempos.
Lo que me llevó hasta ti
es lo que hoy reconozco
como… lo PERFECTO.

Aguas de AMOR valiente
que sobrevivió a malos tiempos,
celebrando nuestros TRES MOTIVOS,
lágrima muda superando
periodos de continuidad,
desviando espejismos de antiguos reflejos,
o ahuyentando alguno de aparecer nuevo.

Te amo, mi AMOR VERDADERO,
por encima de todo,
sin cimientos de interés
que a otros les sostiene
sin amor que los sustente
ni verdad que amparen…
lo que sus bocas defienden.

Hoy rubrico el amor que me asiste,
porque te respeto y te lo ganaste,
porque abrí los ojos al verso de tu ‘manera’
amoldando la mía a tu molde,
amor que me asiste y demuestra
que hechos son amores…
y no vanas pretensiones.

Te quiero como quizás nadie te quiso,
aunque a veces mis luchas internas…
oculten lo que debió ser más preciso.
Sólo una luna…
para dos que caminan por un mismo camino,
nada más necesita nuestro destino
si sólo queremos estar:
¡yo contigo… y tú conmigo!

Geles Calderón
(dedicado, en el día de su cumpleaños, a quien más me ha merecido)
(17 de Junio)





Obra protegida_Derechos reservados.

4 de junio de 2011

"DEFINICIÓN DOLOROSA..." autora: Geles Calderón



"DEFINICIÓN DOLOROSA..." (el vano orgullo del imperfecto)

Si los silencios amparan soledad
y ensanchan distancias,
las palabras que a gritos se derraman
cegando de furia las miradas,
son la red que quien las profiere
teje bajo sus piernas, sin prever
que son las suyas las que caerán enredadas.


-Dale cuota de respiro a tu alma,
no agonices tu principio
antes de que tu mitad llegara,
¿no ves que la ahogan tus sombras,
las mismas de las que de los demás mal hablas?
No sólo tu corazón sangra,
aprende a reconocer en los demás
lo que a ti por dentro te desgarra
pues quizás, al reconocerte,
aprendas que los demás sufren tanto o más…
¡pero callan!

Cada vida es distinta de otra
por sus circunstancias,
marcadas por algunas desdichas…
y a veces, por otras muchas desgracias,
no creas que a las tuyas, las de ninguno igualan,
pues tus soles destiñen tanto como los de los demás,
sólo que los tuyos, con tu actitud…
las orillas de nosotros manchan.
Sacude tus ropajes de polvos siniestros
dónde y cuándo los diestros no pasan,
¿no ves que amargas al que sonríe…
y petrificas al que hablarte intentaba?


Patético ser de obsesas pretensiones
de acomodo imposible para su almohada,
sin ganas de ser y negado para el cariño;
inválido para lo válido y de ignorancia elegida
por comodidad acostumbrada.
Sin sombra que delate su existencia,
se revuelve en su fracaso de persona completada.


Nada tiene quien nada hizo
por tener algo de lo que ansiaba,
siempre dictando dones que se le otorgaran
a quién desde el fondo de su ser, él despreciaba.

De su más próximo prójimo
nunca se interesaba,
pero reclamando atención a su ser
él siempre andaba, y ¡ojo!,
porque si se lo negabas…
al momento te pedía explicaciones
y por detrás…. te negaba.
Sangre pareja de quién siempre humilló…
¡aunque no mereciera ser humillada!

Hoy, quien se atreve a definirle:

¡acompañada, apoyada y amada!
Él: ¡sólo y carente de afecto
que no se sometiera… o pagara!
Crítico feroz de quién,

y lo que él deseara
si en posesión de otro se ubicara.

Indolente ante el dolor
de quién indefenso, en su indefensión,
clemencia le reclamara.
A quién le describe
no le cabe en la memoria
más capítulos de desprecios y faltas
que presenció o sufrió en ajenas…
y propias espaldas.


Fuerte se hace
quién bajo continuos desafectos crece
porque... le marcan.
Hay guerras que duermen
porque el durmiente arrojó las armas,
pero ello no significa
que se rinda ante la batalla,
sólo eligió la paz, aunque el oponente

crea que ganó la campaña,
pues lo importante no son las victorias,
sino…
¡las guerras que no se empezaron,
porque la otra parte eligió ignorar la ofensa
de quién del denuesto hizo bandera
en fomento de… su NADA!


Duele…,
duele lo que el corazón,
por no herir a quién le hiere, calla.
La vida pasa, y el cariño lo tiene…
¡quien se lo gana!
Patético ser ególatra que por su venas…
¡mi propia sangre mana!







Geles Calderón

Copyright©GelesCalderón_Todos los derechos reservados